dissabte, 28 d’abril de 2012

Despertando pasiones


Cristina Fernández de Kirchner es para los argentinos una persona, o alguna cosa, ya que nunca sabremos si lo que vende es real o ficticio, comparable al fútbol. Levanta pasiones a favor y en contra, trasciende fronteras y sus decisiones son aplaudidas o criticadas con el mismo fervor consiguiendo no dejar a nadie indiferente y resultando ser una fuente inagotable de conflicto de intereses. Se mire como se mire, y con o sin razón en sus decisiones, Cristina juega con los sentimientos y las necesidades de un pueblo en beneficio de su carrera política y la de aquellos que le rodean (por desgracia, esto no es nuevo, ocurre con el 99% de los políticos). Muestra de ello es la imagen de miles de argentinos celebrando delante de la Casa Rosada la decisión de su presidenta de nacionalizar o expropiar la compañía Repsol YPF, como si de una victoria en un partido de fútbol se tratara.

Los que me conocen saben perfectamente que el aprecio que tengo por esta tierra y sobretodo por sus habitantes, y a la vez, el poco afecto que como buen catalán tengo por todo lo que proviene de nuestro país vecino (España), quien también lleva años robándonos, demuestra que mi crítica a la decisión de Cristina Kirchner no está fundada en defensa de los intereses de España. Al contrario, lo que la motiva es precisamente la defensa de los intereses de Argentina.

¿Saben cual es el país del mundo que más inversión realiza en Argentina? ¿Saben que este país (España, por si no lo adivinaron) pertenece a una zona económica llamada Comunidad Europea? ¿Que la Comunidad Europea esta formada por 27 estados? ¿Conocen el número de empresas con capacidad de inversión que están bajo la protección de estos estados?¿Han comparado las perdidas económicas que esta decisión puede acarrear con los posibles beneficios de la expropiación? ¿Conocen los beneficios de los que gozan los productos argentinos en el pago de aranceles en sus exportaciones a Europa? ¿Son conscientes de las consecuencias de esta decisión?

Además, prescindiendo de si la decisión es o no es idónea, el discurso de Cristina Kirchner y su gobierno no es ni mucho menos coherente. Tomar este tipo de decisiones bajo la bandera del interés nacional y la defensa del territorio cuando el mismo gobierno permite el expolio de uno de los mayores valores de Argentina, la Patagonia, no hace nada más que confirmar mis argumentos.

Con todo, yo no opino sobre si la decisión es justa o si, realmente, esta justificada la expropiación. Muy pocos tienen toda la información para opinar sobre el tema. Lo único que manifiesto es que no se puede dirigir un país como si se tratara de un equipo de fútbol. No vaya a ser que les ocurra lo que a River.

4 comentaris:

  1. Albert, nunca se puede comparar las decisiones que toma un Presidente de un País con las decisiones que pudiera tomar un dirigente de fútbol. Primero porque el último, toma decisiones que afectan solo a su club, mientras que un Presidente representa tanto a quienes lo votaron como a los que no, mal que les pese y quieran negarlo.
    Siempre hay decisiones que atraen adeptos y enemigos. Es difícil y hasta peligroso, que una medida sea aceptada por todos, (se me viene inevitablemente a la cabeza el partido Nazi), ya que la Democracia es mas rica cuando mas diferencias en ideas hayan.
    La expropiación del 51% del paquete accionario de YPF es controvercial. Por un lado esta la necesidad de tener energia propia en un pais que es productor y debe pagar precios de importacion. Por otro lado, lo que vos decis, suena como un posible bloqueo economico cual Cuba, cosa que yo no creo que vaya a ocurrir, nucho menos en la situacion economica en que se encuentra la Eurozona. Da para mas, pero tengo una flia que me reclama, en otro momento me detengo a escribir mas. Saludos y abrazos!! Diego.

    ResponElimina
  2. Diego, la familia es lo primero, sin duda.

    Por lo que al escrito se refiere, yo no opino sobre el fondo de la decisión (si es o no de justica, probablemente así sea), sino sobre la forma en que esta se ha tomado, las posibles consecuencias (ya que España esta mal pero no tanto el resto de la eurozona), y sobretodo, sobre la utilización de esta decisión de forma partidista por parte de Cristina Kirchner que aprovecha cualquier aparición para jugar con los sentimientos de su pueblo. Contrasta enormemente lo que tardó en aparecer cuando hubo el accidente de tren en Bs As, con las constantes apariciones después de esta decisión.

    Evidentemente no es lo mismo dirigir un club de fútbol que gobernar un país. Es precisamente esta diferencia la que motiva mi escrito ya que, a veces, parece como si la presidenta tomara las decisiones pensando mas de forma pasional (como cuando se defienden los colores de Boca o de River) que de forma racional.

    Gracias por tu opinión. Conocer lo que piensan los otros nos hace a todos un poco más cultos, y algunas veces, incluso pueden cambiar la opinión de uno. En este caso, lo dudo.

    Besos a la familia, les extrañamos.

    ResponElimina
  3. Querido Albert, se que sos un enamorado de la Argentina. Pero contestándote a lo que escribiste te comento que sí, Cristina es una persona elegida por una gran mayoría y que continua una política iniciada con Néstor en el 2003.
    Las pasiones siempre deben existir, quizás las nuestras a veces, solo a veces pueden ser molestas, pueden ser extremas, pero el hecho de tener un gobierno que piensa en el país y en la gente como nunca tuvimos desde el retorno a la democracia, provoca pasiones y sentimientos emotivos. Que tienen su razón de ser desde el momento que se juzga a los genocidas, se va reduciendo la pobreza, que produce un crecimiento constante en los últimos años, que se desendeuda, que los empresarios en general ganaron mucho dinero esto y otras cosas producen pasiones y sentimientos.
    También produce historias de miedos que escriben los mismos que en los 90’ y en el 2001 provocaron la debacle económica del País, esos siguen existiendo pero su vos hoy no es la que tiene peso, ya que hay un Estado y no un Mercado, el que decide .La gente entiende que a pesar de las dificultades que existen y que se deben ir corrigiendo hay un proyecto con un objetivo que se ven algunos frutos, pero repito falta bastante.
    Albert cuando haces esas preguntas, habría que ver si esas empresas o esos países pensaron en los 90’ o en el 2001 las consecuencias tremendas que provocaban a la Argentina con sus inversiones volátiles, depredadoras, que nos dejo en la debacle económica, aclaro , con los avales de los políticos de turno, los medios de comunicación, los economistas ortodoxos de la época.
    Mira Albert, la expropiación esta avalada por nuestra Constitución, y en el primer art. de la Ley que dicto el gobierno, tiene un texto muy semejante al art. 128 de la Constitución Española.
    La “la plata no tiene bandera”, las empresas invierten donde vean beneficios, y no les importa nada de políticas o de la gente, la famosa Globalización es una visión o teoría solo funcional a los intereses de los países centrales. Un país debe desarrollarse a nivel nacional y relacionarse en forma soberana al mundo.
    La expropiación no es un drama, hoy en el mundo, Brasil, Holanda, EEUU, y otros tienen entre un 60 a un 90% de los activos de las empresas petroleras, y la decisión final en la actividad, Argentina va a tener el 51%, pero por sobre todo es un insumo, el petróleo, estratégico de cualquier país.
    En fin Albert, la política para el común de la gente sigue siendo una incógnita, a mi entender la aplicada en mi país desde 2003 en buena , con los claros y oscuros de toda política.

    Bueno Albert cuando ande por allá, seguiremos charlando de esto si queres pero con un vino, una butifarra, un jamón o un asado, y viendo al Barça y al Espanyol.
    Un Abrazo

    ResponElimina
  4. Como veo que mi escrito puede confundir, voy a intentar aclarar algunos puntos del mismo.

    PRIMER PUNTO
    Yo no opino sobre si la decisión de expropiar Repsol, y otras, son o no son justas. Yo mismo tengo argumentos a favor y en contra de esta decisión en concreto. Son dudas que no me permiten elaborar un juicio propio al respecto. Por tanto, no es necesario que nadie justifique la decisión de Cristina Fernández de Kirchner. Seguramente, si tuviera todos los conocimientos sobre el tema, también apoyaría la decisión.

    SEGUNDO PUNTO
    Si pongo en duda que la decisión sea finalmente favorable a los intereses de los argentinos. Y lo hago por el aprecio que tengo a esta tierra y a sus habitantes, y por miedo a que les acabe resultando negativo. Es evidente que acarreará una serie de consecuencias que los mercados, las empresas y los países inversores tendrán en cuenta. Aun así, contrariamente a lo que apunta mi amigo Diego, no lo compararía con el caso de Cuba ya el bloqueo económico a la isla trasciende de lo social y económico, y tiene un trasfondo mas bien político-estratégico-militar.

    TERCER PUNTO
    Si critico abiertamente la forma y el oportunismo de la Presidenta en la toma sus decisiones independiente de si son o no son correctas y justas, y el argumento del interés nacional y la defensa del territorio en el que basa la expropiación. Si así fuese, como ya comenté en mi escrito, no permitiría el expolio de la Patagonia argentina. A no ser que también quiera vendérsela a los americanos con la intención de expropiarles las tierras más adelante.

    Y un comentario más dirigido a mi querido suegro al que estoy deseando ver en agosto y discutir un poco sobre fútbol con jamoncito y un buen vino; el que la constitución Argentina y la Española abalen esta o cualquier otra expropiación, para mi no es garantía de nada. Más bien al contrario. Una constitución como la Española que no reconoce al pueblo ni a la nación catalana, y que no nos permite decidir sobre nuestro futuro, no me merece ningún tipo de respeto y demuestra que no es de justicia. Espero de todo corazón que la constitución Argentina sea mejor.

    Un abrazo a todos.

    ResponElimina